Tres poemas como salvavidas

En el cine y en la literatura, muchas veces se vende esta idea romántica de que es posible salvar a alguien: en especial a alguien que acaba de llegar a tu vida; en especial a alguien con quien estás desarrollando una relación amorosa; en especial a alguien que es tu alma gemela porque las estrellas así lo dicen.

Creo que esta idea es una gran mentira. No considero que nadie nos pueda salvar al cien por ciento porque, al final del día, es uno quien tiene que salvarse a sí mismo. Sin embargo, la gente a nuestro alrededor, la gente que más nos conoce, nos puede tirar cada tanto un salvavidas. Somos seres sociales, necesitamos contención, escucha, cercanía. 

En lo personal, algo que siempre me salva es la literatura, cuando la comparto y cuando me la comparten. Cuando alguien me presta un libro o me recomienda un/a autor/a. 

A continuación, dos poemas que hablan de cómo salvar a alguien y un tercer poema que habla de dónde buscar nuestra salvación.

Juarroz, poeta argentino, nos plantea la soledad, ese momento oscuro en el que estamos solos frente al abismo. Entonces nos dice que pensar en alguien, invocarlo en silencio, en la distancia, es también una forma de salvarlo de esa ausencia total del otro e incluso de uno mismo. 

Poema 9, Roberto Juarroz

Eterna Cadencia - Tres poemas de Roberto Juarroz

Pienso que en este momento

tal vez nadie en el universo piensa en mí,

que sólo yo me pienso,

y si ahora muriese,

nadie, ni yo, me pensaría.

Y aquí empieza el abismo,

como cuando me duermo.

Soy mi propio sostén y me lo quito.

Contribuyo a tapizar de ausencia todo.

Tal vez sea por esto

que pensar en un hombre

se parece a salvarlo.

Por otro lado, tenemos al romántico de Sbarra, otro poeta argentino. En su último libro, El mal amor, la destrucción y el caos se detienen cuando alguien pronuncia su nombre. Nombrar a alguien en voz alta, como un conjuro, nos devuelve del olvido, del silencio.

José Sbarra

POESÍA ~ José Sbarra (Argentina)

Alguien pronuncia mi nombre

la grúa detiene su acción devastadora

alguien pronuncia mi nombre

los obreros se quitan los cascos y abandonan su tarea

alguien pronuncia mi nombre

soy una demolición en suspenso.

Por último, un poema de Adam Zagajewski, poeta y novelista polaco, que nos dice que para encontrar consuelo tenemos que buscar entre lo creado por otro. El arte, en su totalidad, como salvavidas siempre. 

En la belleza creada por otros, Adam Zagajewski

Muere el poeta polaco Adam Zagajewski, premio Princesa de Asturias - Zenda

Sólo en la belleza creada

por otros hay consuelo,

en la música de otros y en los poemas de otros.

Sólo otros nos salvan,

aunque la soledad sepa a

opio. Los otros no son el infierno,

si se les ve temprano, con sus

frentes puras, lavadas por sueños.

Por eso me pregunto qué

palabra debería utilizarse, «él» o «tú». Cada «él»

es una traición a un cierto «tú» pero

a cambio el poema de alguien

ofrece la fidelidad de un grave diálogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *