The Haunting of Bly Manor: gótico y romance en la nueva adaptación de Mike Flanagan.

Cuando nos disponemos a elegir una serie, las categorías suelen importarnos dado que es cuestión de gustos. Si escogemos ver algo de terror, quizás no estamos pensando en ver una historia de amor, porque esa es otra categoría, ¿no cierto? A veces, nos centramos tanto en las etiquetas que no concebimos la posibilidad de abrirnos a otras perspectivas. ¿Por qué una historia de terror no puede ser de amor? ¿O un romance no puede estar plagado de fantasmas? The Haunting of Bly Manor viene a romper con las estructuras para narrarnos una historia en la que ambos géneros se conjugan.

The Haunting of Bly Manor es la segunda entrega de la antología de The Haunting of Hill House -creada también por Mike Flanagan– que, cabe aclarar, no tiene correlación con la primera temporada y nos sitúa en 1987 en la historia de Danielle Clayton (Victoria Pedretti), una joven estadounidense que viaja a Londres luego de pasar por un hecho trágico en su vida, y se encuentra con la posibilidad de ser au pair de dos niños huérfanos. Estos dos niños están bajo la tutela de su tío, Henry (Henry Tomas), quien contrata a Dani luego de que la anterior niñera, Rebecca (Tahirah Sharif), muriera trágicamente en la Mansión de Bly Manor, donde residía junto al chef, Owen (Rahul Kohli), la jardinera, Jamie (Amelia Eve ), y la ama de llaves, Hannah Grose (T’Nia Miller). Todo se volverá más turbio y sombrío cuando la joven, una vez llegada a la mansión, empiece a notar extraños comportamientos en Flora (Amelie Bea Smith) y Miles (Benjamin Evan Ainsworth), los pequeños herederos de la mansión, y a percibir apariciones que se conectan con la historia de la trágica muerte de la au pair anterior que ha dejado terribles consecuencias como las que están a punto de vivir o, mejor dicho, sobrevivir.

En esta oportunidad, la historia está basada tanto en The Turn of the Screw, como en otros relatos de Henry James que se ensamblaron para contarnos, en estos nueve episodios, cómo el amor, la muerte y el olvido trazan lazos inquebrantables.

Cabe recordar que The Haunting of Hill House aterrizó en Netflix hace dos años atrás, causando furor en la plataforma y en el género. En esta ocasión, parte del elenco de esta primera entrega, entre los que se incluyen los mencionados anteriormente -Victoria Pedretti y Henry Tomas, además de Carla Gugino, Oliver Jackson-Cohen y Kate Siegel- vuelven para interpretar a diferentes personajes en esta nueva historia, que si bien remite a muchas referencias de su antecesora, viene a plantearnos un romance gótico que deja el jumpscare un poco al costado, como bien han mencionado sus protagonistas en distintas entrevistas.

Aunque las temporadas siguen un hilo conductor muy similar, quienes vieron la primera deben despegarse de ciertos recursos del género (como el jumpscare), dado que The Haunting of Bly Manor va a narrarnos una historia con varias perspectivas diferentes sobre el amor y sus fantasmas, lo que no significa que deje de existir esa atmósfera sombría y misteriosa que episodio tras episodio invitar a caer en las garras del relato, como Flanagan nos tiene acostumbrados, porque el amor tiene muchos matices y el miedo es uno de ellos.

“Si hay algo que espero que los fans se lleven esta temporada, creo que es esa conexión entre las historias de amor y la de fantasmas. Porque son lo mismo. Cómo, cuando nos enamoramos, hacemos nacer un nuevo fantasma. Algo que nos seguirá toda la vida”, comentaba Mike Flanagan en el detrás de cámaras.

Con unas actuaciones tan impecables que dejarán huella para no pasar al olvido, con una historia donde el amor logra liberar todas esas partículas que lo hacen como tal, Bly Manor hila una trágica historia para disfrutar de cada detalle y permitirte ser espectador de una de las mejores series del género que tiene la plataforma de streaming.

Mira el tráiler:

 

Autor

Camila Peluso

Periodista y estudiante de Licenciatura en Trabajo Social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *