Saltar al contenido

Spider-man: No way home sigue liderando la taquilla de cine

Reseña sin spoilers, obviamente.

Pero primero quiero polemizar algo que considero que puede adormecer a Marvel: la constante necesidad de entrelazar todo lo que realizan para que no dejemos de consumirlos. Es decir, para entender estas versiones de Spider-man, primero hay que ver a los Avengers. Para entender a los Avengers… Y así.

Obviamente, no le quita lo impresionante a las escenas de acción de sus películas, empero, en mí, genera una suerte de cansancio. La desventaja de ser una sociedad consumista es que también nos cansamos de consumir.

Ahora sí: Spider-man. POR FIN. Llevo queriendo ver a este Peter Parker desde que Tom Holland fue elegido para el papel. El superhéroe volvió a sus comienzos: un chico humilde que no sabe por qué le tocó ser alguien que tiene semejante responsabilidad y que no tiene más opción que aceptarla.

La banda sonora no es destacable, para nada. En general, las películas de Marvel no se destacan por la misma.

Sí está muy bien pensada la historia. Todo privilegio, finalmente, se cae y nos cuestionamos ¿qué hacemos cuando eso ocurre? Ahí entra Peter Parker. Peter es el muchacho estudioso, dedicado, tímido, serio, humilde, bienintencionado y consciente de que sigue siendo humano. No es un superhombre. Sangra, sufre, llora. Pierde. Es mi superhéroe favorito por todo eso. Porque entiende que tiene una suerte de privilegio-don no elegido y decide cuestionarlo sin dejar de lado tanta responsabilidad.

A ese Peter vuelve No way home. Al Peter al que le han arrebatado todo y que, por primera vez, tiene que hacerse y cuestionarse qué es lo mejor para sí y para los suyos.

En términos humanos, la película lo logra. Qué importa si es mejor o peor que las anteriores (para mí las supera con creces). Este Peter logra empatizarnos porque nos recuerda cuán humano es. Ya no se trata de hacernos reír (una constante en Marvel, exceptuando al Capitán América y a Black Widow), sino de interiorizarnos más dentro de la persona.

¿Qué implica ser un superhéroe? Hasta este momento, todo era diversión, el personaje encarnado por Tom Holland no había pagado más que pequeños costos. Ahora, gracias a sus propios miedos, el costo puede ser mayor.

¿Qué es lo que quiere un superhéroe? También nos adentraremos en ese mundo. No todo es columpiarse entre edificios.

Todo poder conlleva una gran responsabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *