Pompidú, una invitación para hablar sobre la esquizofrenia

En un contexto donde la salud mental ha tomado preponderancia debido a las consecuencias que arraiga la pandemia, Pompidú regresa al teatro con el objetivo de hablar sobre la esquizofrenia, un trastorno por el cual las personas pueden interpretar los acontecimientos de una manera distinta a la que percibe la mayoría.

Estoy muy emocionada por el reestreno, y más en este tiempo, que nos tuvo tanto parados”, confiesa Catalina Piotti, directora y autora, en la previa del estreno de la obra. Además, destaca la labor de todo el equipo ante los desafíos y cuidados que debieron tener a la hora de volver a los escenarios.

Catalina Piotti junto a Eugenia Bonel, José Giménez y Malena Ratner / PH: Naho Lunadei – Gentileza de prensa

Pompidú vio la luz por primera vez a finales de 2017, unos meses antes del viaje de Catalina a Los Ángeles, ciudad donde vivió por dos años. “Fue una puesta mucho más chiquita y de menos funciones porque yo ya estaba con mi viaje planificado, entonces lo armamos efímeramente para sacarme el gusto”, relata la directora.

En 2018, junto a una conocida ilustradora de Catalina, el guion de la obra tomo forma de libro y decantó en un nuevo formato para todos los amantes de la lectura. “La historia tiene un montón de mensajes y frases que hacen reflexionar y lo que está bueno del libro es que, más allá de lo que puedas ver en la puesta en escena, el texto tiene muchas cosas para que te lleves y las tengas ahí a mano para releer y consultar las veces que quieras”, explica la autora.

Sin embargo, para los que se quedaron con las ganas de verla o quieren visualizar plasmado lo que leyeron hace algún tiempo, este año Pompidú regresa con una puesta escenográfica mucho más importante en el Cultural San Martín y con un nuevo elenco integrado por José “El purre” Giménez, Malena Ratner y Eugenia Bonel.

La obra relata la historia de Érica, una artista plástica que padece esquizofrenia y vive un romance repleto de poesía con un príncipe que es fruto de su alucinación. Sin embargo, ese amor idílico representa muchas cosas que la atraviesan en su vida. Un amor que dice muchas verdades que ella no puede verbalizar.

José Giménez junto a Malena Ratner / PH: Nacho Lunadei – Gentileza de prensa

En una primera instancia, con Malena y José, creo que nos tomamos un mes o mes y medio para hacer una especie de laboratorio en el cual, con mucho respeto y mucha responsabilidad, nos metimos en este mundo. Incluso tuvimos varios encuentros con una psiquiatra que nos asesoró. Nos pudo aclarar dudas, hablar sobre síntomas y sobre cómo se manejan las alucinaciones. La verdad que, como equipo, eso nos nutrió un montón”, confiesa Catalina.

A Malena la conoció de casualidad por una amiga en común. “Le mostré el texto y le encantó”, señala Catalina, y agrega: “Inmediatamente tuvimos la idea de llamar a José”, quien aceptó con rapidez. “Trabajar con ellos sinceramente es un placer porque, además de dos personas muy hermosas, son profesionales”, destaca.

Con funciones semanales, la obra propone hablar desde la ficción sobre una temática que seguramente escuchamos nombrar en alguna oportunidad, pero de la que no conocemos mucho en profundidad. Una invitación a romper prejuicios y hablar sobre salud mental en tiempos donde es tan necesario.

FUNCIONES: DESDE EL JUEVES 09/09, TODOS LOS JUEVES A LAS 20HS

TEATRO: CULTURAL SAN MARTÍN, SALA MUIÑO

ENTRADAS A LA VENTA HACIENDO CLIC ACÁ.

Autor

Matías Sánchez

Periodista. Co-fundador de Simbiosis Cultural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *