Mucho más que música y películas: un viaje literario a Corea del Sur de la mano de @magui.world

Con frecuencia escuchamos sobre el cine o la música coreana. Hay fans del k-pop y las producciones audiovisuales asiáticas a lo largo de todo el mundo, y el número de simpatizantes hispanohablantes, ha crecido exponencialmente durante los últimos años. Sin embargo, la literatura de Corea del Sur no ha sufrido la misma suerte. Mientras que Parasite fue galardonada en diversas ceremonias internacionales y BTS lanza hits ovacionados por millones de fanáticos a lo largo del globo, existen muy pocos autores surcoreanos que lleguen a bibliotecas, librerías y casas occidentales, y más precisamente argentinas.

Para adentrarnos en el amplio e interesante mundo de las letras coreanas, conversamos con Magali Solodovsky (@magui.world), profesora de Educación Física y actual estudiante de Bibliotecología. Magui tiene 25 años y lleva a cabo una activa labor de difusión y divulgación de la cultura surcoreana en sus redes personales, pero también en otros medios de comunicación, como el magazine online de cultura oriental, XiahPop –fundado por Micaela y Samanta Farías-.

En agosto, Magalí lanzó la propuesta #MesDeCorea en su perfil de Instagram con el objetivo de incentivar la lectura de textos provenientes de este país asiático. Rápidamente, muchos usuarios aceptaron la invitación y postearon sus libros en stories, reels y fotos en el feed, acompañados muchas veces de sus frases favoritas y reseñas que promoviesen la lectura. Así, el gesto de Magui se multiplicó en las redes y logró llevarnos una parte de Corea a nuestros inicios.

La cultura y literatura coreanas que conquistan a lectores argentinos |  Ministerio de Cultura

Al preguntarle cómo surgió su interés por el país asiático, admite que su primer encuentro fue a través de la música: “Conocí al grupo Super Junior en el 2009 aproximadamente. Y si bien en ese momento no me interioricé mucho, simplemente escuché las canciones y me hice fanática. Así de simple. La música es así. Varios años después comencé a escribir para diferentes blogs en referencia a la cultura coreana”. Estos blogs fueron su puerta de entrada a otros elementos culturales: “Comencé a leer manhwas en Webtoon y luego me adentré a las novelas. Realmente es un camino de ida”.

Los manhwas, novelas gráficas características de Corea del Sur, son muy similares a los famosos mangas japoneses. Sin embargo, mientras que las producciones niponas se leen de derecha a izquierda, las coreanas deben ser leídas en el mismo sentido que un comic occidental: de izquierda a derecha. Desde su perspectiva como lectora y futura bibliotecóloga, Magui considera que es “importante poder conocer literatura de todos los países. Todo tiene algo que nos puede enseñar y marcar de alguna manera”. Particularmente, siente que los autores y las autoras coreanas tienen una manera de ver la vida, y plasmarla en sus páginas, que se diferencia de las formas tradicionales de Occidente, y es allí en donde radica la verdadera riqueza de sus narrativas. Leer libros como ¿Por qué te empeñas en sufrir así? –en donde las voces de tres escritoras coreanas se reúnen para conversar sobre el fin de la Era Joseon, una dinastía de cinco siglos de duración– o los ensayos feministas de Cho Nam-Joo, la acercan a temáticas que desconocía o le aportan nuevas visiones sobre cuestionamientos políticos y sociales que conocía desde una única visión de mundo: “Tener la posibilidad de leer autoras coreanas fue toda una revelación como lectora y también como ser social”.

Tomando en cuenta su experiencia lectora y su largo camino recorrido en la cultura oriental, Magalí se animó a lanzar la propuesta #MesDeCorea: “Fue un proyecto que pensé y planifiqué por varios meses. El apoyo que tuve de XiahPop fue inmenso y se difundió a gran escala. La idea principal fue poder compartir la literatura coreana, poder acercarla a la gente y que la conociera. Que dijera: ‘Ah, ¡Puedo leer literatura coreana!’. Generalmente uno se encuentra encasillado en su caja y le cuesta mirar hacia los costados. Eso es lo que intenté hacer, y finalmente puedo decir que lo logré”. Es importante destacar que la elección del mes de agosto no fue casual. A mediados de este mes, más específicamente el 15 de agosto, se conmemora el Gwangbokjeol –en español traducido como “El día que la luz regresó”- en referencia a la victoria bélica sobre Japón en 1945. Es un día festivo y de fuerte impronta en la identidad coreana, tanto para los coreanos de Corea del Sur, como aquellos que viven en Corea del Norte.

Para fines de agosto, el hashtag elegido por Magui tuvo centenas de menciones en Instagram, albergando un amplio archivo de textos ficcionales, no ficcionales, antologías poéticas, novelas gráficas, textos basados en hechos reales, leyendas de la Corea milenaria, entre otros géneros y estilos. Hubo quienes leyeron en formato de e-book o audiolibro, y quienes prefirieron el estilo analógico, en papel. Fue una enorme convocatoria que superó las expectativas de Magalí y, a su vez, la conectó con muchísimos lectores a lo largo del mundo. “Uno de los libros más mencionados y leídos fue Almendra, de Won-Pyung Sohn y Kim Ji Young. También Nacida en 1982, de Cho Nam-Joo. Son dos grandes lecturas que recomiendo y mucho”.

KIM JI-YOUNG NACIDA EN 1982 -Reseña

Finalmente, tras el éxito de su propuesta, le preguntamos a Magalí que títulos recomendaría a alguien que nunca haya leído literatura coreana y desee adentrarse en esta aventura literaria. En primer lugar, nos advierte que, como todo libro escrito en idioma extranjero, es importante asegurarse de una buena traducción: “En Argentina contamos una editorial especializada en literatura coreana: Hwarang Editorial tiene títulos como el que mencioné previamente: ¿Por qué te empeças en sufrir así?, y también Hwaiting y La única en la tierra. Estos tres me encantan. También hay uno muy interesante sobre antologías de autoras coreanas llamado Laberintos de neón». Este último fue lanzado en Argentina bajo el sello Banana Libros y es una compilación de nuevas voces de la narrativa coreana contemporánea, asociadas a las grandes urbes y los movimientos urbanos contemporáneos.

También es posible encontrar opciones muy interesantes por fuera de las editoriales mencionadas. En este punto, Magalí reitera su recomendación de Kim Ji-young, Nacida en 1982, editado en español por Alfaguara, en donde se trata el feminismo en aquella otra parte del mundo, de manera fiel y cruda. Pero tampoco hay que descuidar los comics y las novelas gráficas que, a fin de cuentas, fueron su primera conexión con las letras coreanas. Para quienes prefieran este tipo de narrativas, Magui recomienda Tu carta, una historia contemporánea, súper breve, con una estética bellísima e ideal para aquellas personas que aún no estén familiarizadas con este estilo de lectura.

Sin lugar a dudas, a pesar de que el #MesDeCorea ya haya finalizado, aún podemos comenzar a leer autores y autoras coreanas para incorporar una nueva propuesta literaria en nuestra biblioteca y en nuestra vida. La charla con Magalí nos sirve como excusa perfecta para animarnos a experimentar con otros tipos de narrativas y dejarnos sorprender por la diferencia cultural con Corea que, definitivamente, nos sorprende, nos asusta y nos encanta.

Autor

emiliapozzoni

Profe de Prácticas del Lenguaje que, en los ratos libres, lee e investiga sobre literatura digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *