Monstruo: todos los tonos de gris

Monstruo es la historia en primera persona de Steve Harmon, un joven de diecisiete años que tiene la mala suerte de cruzarse con la gente equivocada y termina acusado de haber sido parte de un robo y asesinato. La película, dirigida por Anthony Mandler, se divide en dos tiempos: antes y después. 

El antes nos muestra a Steve como un estudiante excelente, buen hijo y buen hermano. Lo vemos moverse por la ciudad de Nueva York con su grupo de amigos y con la chica con la que está saliendo, con la desfachatez y liviandad que da la adolescencia. Steve saca fotos como forma de entender el mundo y sueña con ir a la universidad y convertirse en un cineasta. 

El después nos muestra a un Steve roto, enfrentado con la realidad de la cárcel. En el juicio se lo ve hecho un manojo de nervios, mientras observa cómo su futuro se disuelve rápidamente.

Why Now — Monster

En ese ir y venir entre el antes y el después se narra la multiplicidad de versiones que tiene una misma historia, lo difícil que es saber en quién podemos confiar siendo adolescentes, lo lejos que nos puede llevar confiar en las personas equivocadas, lo relativo de la etiqueta equivocada cuando hablamos de personas.

Steve Harmon -interpretado por Kelvin Harrison Jr.- musicaliza la película con su voz en off y nos cuenta su versión de los hechos. Nos habla porque solo contando su historia puede mostrar quién es realmente. 

Monstruo avanza por momentos un poco lenta, pero sabe mantener la tensión. Dulcifica la realidad que muestra y ninguna actuación resalta demasiado, pero en el fondo muestra lo que muchas veces nos cuesta entender: la realidad es siempre más complicada de lo que parece. La historia de Steve revela que cada suceso es una foto en blanco y negro, pero que si miramos de cerca con la atención suficiente podemos encontrar todos los tonos de gris.

Mirá el tráiler:

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *