Cine surcoreano: una industria en auge que llegó para quedarse

Guiones atrapantes, emociones a flor de piel, acción, drama, comedia de la buena y una industria que viene a correr nuestra mirada del cine hollywoodense al que estamos acostumbrados.

En estos últimos años, el boom del cine surcoreano llegó a Europa y América. A esta altura, con un Oscar a Mejor Película, ¿quién no ha oído hablar de Parasite? Una de las mejores obras del aclamado director Bong Joon-ho. Y es que el mundo globalizado de hoy, con acceso a Internet a todas horas y velocidad inmediata, nos permite acercarnos y descubrir expresiones artísticas y grandes trabajos, muy distintos a los de este lado del globo.

Específicamente, cuando hablamos de Corea del Sur, no podemos no mencionar el alcance masivo del K-pop, pero tampoco podemos dejar de lado su cine, que cuenta con un catálogo de películas sumamente interesantes y atrapantes.

Si bien la industria cinematográfica surcoreana data de muchas décadas atrás, es recién en 1956 cuando se comienzan a abrir las puertas hacia el reconocimiento internacional. El filme El día del matrimonio, del director Lee Byeong-il, fue presentado en la edición de ese año del Festival Internacional de Cine de Berlín. ​Posteriormente, Cochero, del director Gang Dae-Jin, ganó el Oso de Plata Especial en 1961.​ Y en 1987, Kang Soo-Yeon se convirtió en la primera actriz asiática en ganar el Premio a Mejor Actriz en el Festival de Cine de Venecia.

Así, el cine coreano fue ganando cada vez más espacio y mayor atención a lo largo de los años. El gran salto hacia la fama internacional sucedió en 2002, en el Festival de Cine de Venecia, donde la película Oasis ganó el Premio Speciale Per La Regia y el premio Marcello Mastroianni al mejor actor/actriz.​

A partir de allí, múltiples premios fueron ganados por producciones coreanas y la industria fue construyendo una reputación que, hoy en día, hace que uno esté atento a las nuevas propuestas que trae año a año el país asiático. En esta oportunidad, te recomendamos tres grandes películas para comenzar a adentrarse en el universo cinematográfico surcoreano.

En primer lugar, La Doncella (2016). Es un thriller psicológico erótico con personajes fuertes y giros de trama inesperados. ​Dirigida por el director Park Chan-wook y protagonizada por Kim Min-hee, Kim Tae-ri, Ha Jung-woo y Cho Jin-woong, está inspirada en la novela Falsa Identidad de la escritora galesa Sarah Waters, con la ambientación cambiada del Reino Unido de la época victoriana a la ocupación japonesa de Corea. ​Además, fue seleccionada para competir por la Palma de Oro en el Festival de Cannes 2016.

El contexto social en el cual transcurre la historia le agrega un plus de intensidad a la trama, haciéndola un filme cargado de emociones. Recordemos que la ocupación japonesa de Corea fue una de las épocas más duras y dolorosas para el pueblo coreano, por lo que las historias que abarcan el tema cargan con una sensibilidad especial.

La película nos presenta a Sookee, una joven que es contratada para servir como doncella en la casa de una rica heredera japonesa, Hideko, quien vive recluida en una gran mansión bajo la influencia de un tirano. Sin embargo, la japonesa desconoce que en realidad su doncella está involucrada en un complot para estafarla.

Otra producción indispensable es Memoir of a Murderer (2017). La tensión se hace presente desde los primeros minutos de cinta y, a medida que la historia avanza, se generan cada vez más dudas, que culminan en un desenlace fascinante. Está dirigida por Won Shin-yeon y basada en una novela del autor Kim Young-ha.

La premisa de la trama ya nos augura el suspenso en la historia: Kim Byeong-soo, un asesino serial retirado que nunca fue descubierto, comienza a entrar en su vejez y a padecer Alzheimer. Mientras, en el pueblo en el que vive con su hija empiezan a suceder distintos asesinatos a mujeres jóvenes. Nuestro protagonista sospechará de una persona en particular y hará todo lo posible para cuidar a su hija, a la vez que su condición empeora y lo hace sospechar de hasta él mismo.

Esta obra contiene gran cantidad de giros narrativos que desembocan en una historia impactante y sorprendente, y se aprovecha la temática para tratar un tema importante y complejo. Los recuerdos hacen a la personalidad de un ser humano y sin ellos no somos nada.

Por último, Train to Busan (2016) es un filme de terror y mucha acción que aborda de manera original la temática de los zombies. Esta dirigida por Yeon Sang-ho y cuenta con el protagónico del reconocido actor Gong Yoo. Lo interesante de esta película es que todo sucede a bordo de un tren, y lo que parecía ser un simple viaje de unas pocas horas, se convierte en una lucha por la supervivencia.

El ejecutivo Seok-woo es un adicto al trabajo y un padre divorciado que vive con su madre y su pequeña hija Su-an, quien quiere pasar su cumpleaños con su madre en Busan. A bordo del tren, extraños sucesos toman lugar y un peligroso virus que convierte a las personas en zombies comienza a esparcirse. Los pasajeros del tren KTX, que ha partido de Seúl, luchan desesperadamente por sobrevivir hasta llegar a Busan, ciudad que supuestamente se mantiene como el único lugar seguro del país.

Esta película no cae en los clichés del género y sorprende en cada escena. Pone sobre la mesa un debate ético, defendiendo que ante la adversidad y el caos no hay que abandonar la humanidad, dejando a un lado el pensamiento individualista y optando por la solidaridad entre las personas.

El 7 de agosto, la película estableció un récord como la primera película coreana de 2016 en alcanzar una audiencia de más de 10 millones de espectadores.​

Sin dudas, la calidad e innovación en el cine coreano hacen de esta industria una de las más prometedoras e interesantes para descubrir y disfrutar, lejos del mainstream habitual. ¿Qué estás esperando para conocerlo?

Autor

Julia Sartora

Estudiante de Licenciatura en Comunicación Social

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *