Che, amor

 Desde el mas acá

 –¿En serio un año de duelo te parece mucho? –me pregunta serix, intentando leer en mis ojos la respuesta.
 –No lo sé…
 –Bueno, honestamente yo no sé qué haría sin vos. ¡Un año no es suficiente! Te amo mucho –responde rápidamente, entrelazando sus dedos aún más fuerte entre los míos.
 –Y yo te amo a vos –y al igual que desde que salimos del teatro -luego de ver 
Che, amor– sé que la conversación seguirá por largo rato–. Pero ya no existiría, ¿o sí?

Nuestra historia inicia con Diego (Nicolás Leguizamón). Bueno, en realidad la historia inició hace ya bastante tiempo. Hace dos meses que Diego falleció y, en su tierno regreso, nos encontramos junto a él en su antiguo departamento, compartido con su marido, Damián (Agustín Iannone), ahora un nostálgico viudo.

Ph: Marcela Russarabian

Es viernes a la noche y Damián, un abogado inseguro de tomar el control de su vida para hacer lo que realmente ama, llega siendo perseguido por Claudia (Gladys López), una vecina curiosa e indiscreta, quien preocupada por haber visto entrar a un roedor en el departamento, y siendo parte del grupo del consorcio, ha decidido comunicarse con un desratizador para que concurra a los departamentos al día siguiente.

La noche continúa lenta y sensible mientras descubrimos pequeños detalles íntimos de la pareja. Hasta la llegada de Andy (Matías Asenjo), un extrovertido modelo y stripper que viene en busca de Damián. El recién llegado está lleno de seducción y desfachatez para con el dueño de la casa y esto despierta celos en el difunto Diego. Entre copas de vino y anécdotas, el tiempo transcurrirá entre hechos de ingenuidad y confusión, y lo que alguna vez estuvo oculto saldrá a la luz.

Con una escenografía puesta a punto hasta en el más mínimo detalle, diseñada por Alejandro Vázquez y Sofía Escalante, y siete canciones diversas y originales de la mano de Agustín Konsol, Che, amor se caracteriza por su estilo breve y preciso. Con interrogantes concisos, Mariano Taccagni -autor, letrista y director- nos abre las puertas a través de esta obra a un nuevo lenguaje absurdo en el que solo podremos aguardar ansiosos y estar siempre a la espera de más.

¿Hasta que la muerte nos separe? ¿Qué nos queda después?

Funciones: sábados 20.30 hs. en El Método Kairos

¡Entradas en el teatro o haciendo clic acá!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *