´Chanchadas´, de Marie Darrieussecq

Título: Truismes (Chanchadas)

Autora: Marie Darrieussecq

Editorial: Alfaguara

Páginas: 196

Género: Novela Fantástica

 

¿A qué nos referimos cuando hablamos de esencia humana? ¿Qué nos diferencia, como seres humanos, del resto de los animales? En principio, podríamos responder que nuestro sistema cognitivo, es decir, la capacidad de pensar y razonar. Sin embargo, no podemos negar que nuestras raíces se encuentran en el reino animal y que aspectos propios del estado de naturaleza afloran en ciertos instantes de nuestra vida; cuando el raciocinio se toma un descanso y se apaga, podemos llegar a encontrarnos desprovistos de toda humanidad. Ambas vertientes, la animal y la humana, confluyen en un mismo personaje dentro de la historia de Marie Darrieussecq, esta autora francesa que instaló su nombre en el círculo literario con su primera novela, Truismes, pese a que el resto de su obra aún no ha tenido la misma trascendencia.

Chanchadas o Marranadas, dependiendo de la traducción elegida para su publicación en español, narra la historia de una mujer adulta que, sistemáticamente, va cambiando de estado: deja de ser una humana y se convierte en una mujer porcina, tal como anticipa la imagen de tapa y la traducción del título elegidas por Alfaguara, cuestión que consideramos poco acertada dado que este devenir animal no solo constituye lo fantástico y “sorpresivo” de la novela, sino que también da inicio a cierto juego discursivo que puede llegar a perderse si el lector conoce de antemano el destino final de la protagonista. Sin embargo, dejando a un lado la crítica, la animalización que propone Darrieussecq resulta sumamente interesante dado que, a partir de ella, se plantean distintas problemáticas sociales y humanas que propician momentos de reflexión durante la lectura. 

Si bien la protagonista relata, a lo largo de la novela, su proceso de transformación física, nunca abandona su estado de conciencia. Este hecho es fundamental ya que, a partir del trato que recibe siendo un cerdo, se da cuenta de la falta de humanidad de quienes la rodean cotidianamente. De tal forma, la autora se vuelve sumamente crítica al demostrar que los seres humanos podemos llegar a tener un mayor grado de animalidad, en comparación con los propios animales. Los medios de comunicación, la política, la estética y el capitalismo son las principales esferas apuntadas por la escritora francesa para la crítica, reflejadas en la novela a través de las sucesivas prácticas de discriminación, explotación laboral y prostitución, por citar solo algunos ejemplos.

Así como tienen lugar los aspectos negativos de la animalidad humana, la metamorfosis que sufre la protagonista plantea también temas tabúes o condenados habitualmente por la sociedad, intentando revertir dicha mirada. Es el caso de la sexualidad, el erotismo y el placer al que se abandona, por momentos, la protagonista, siendo todos ellos parte de las consideradas pasiones primitivas de cualquier animal y correspondientes, por lo tanto, a un estado de naturaleza que debería, valga la redundancia, naturalizarse. Se cuestiona así por qué la racionalidad humana rechaza este tipo de instintos, a la vez que impulsa prácticas relacionadas con el libertinaje sexual en las vías de la ilegalidad y en relación con un claro abuso de poder, sobre todo proveniente de los protagonistas masculinos. 

Chanchadas puede resultarnos grotesco si lo reducimos a un relato sobre una mujer que se ha transformado en cerdo y que, aún en ese estado, sigue siendo capaz de utilizar sus capacidades lingüísticas y racionales para dar cuenta de su historia de vida. Sin embargo, apartándonos de esta lectura superficial, la novela de Darrieussecq muestra qué tan ruin puede llegar a ser la mirada despectiva de una otredad que solo piensa en satisfacer sus instintos más primarios y, para hacerlo, no importa si debe sacar a relucir su lado animal más brutal. Ahora bien, más allá del recurso ficcional de la mujer porcina, y de la estrategia discursiva elegida por la autora (es decir, que el relato surja de una mente humana sea cual sea el aspecto de su cuerpo, con el fin de dejar al descubierto todas las problemáticas sociales que hemos ido mencionando), otros múltiples aspectos nos convocan a reflexionar. ¿Cuándo comienza la transformación? ¿Con los cambios en el cuerpo? ¿O no podemos hablar de devenir porque la capacidad de pensar, razonar y hablar sigue estando siempre presente en la protagonista? ¿Dónde está la esencia humana? ¿En el grupo de hombres que participan de la escena de la fiesta en el Aqualand en donde se dan cita los excesos, la ilegalidad y el abuso de poder? ¿O en la constante narración de una mujer porcina sometida al amor, el sufrimiento, y otros múltiples sentimientos? Marranadas, de Marie Darrieussecq, lectura recomendada, reflexión obligada.

Autor

Vanina Gerez

Estudiante del Profesorado en Letras. Escritora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *